NATURALEZA EN ESPAÑA: 3 DESTINOS, 3 PARQUES NATURALES, 3 VIAJES INOLVIDABLES.

Picos de europa

Ordesa y Monte Perdido – Huesca (Aragón)

Al norte de la Península Ibérica, enclavado en el centro de la cordillera pirenaica, entre los municipios de Torla y Bielsa, se encuentra este paraje de grandes contrastes. La extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, donde el agua forma cascadas como la de Cola de Caballo o escaleras naturales como las Gradas de Soaso. El horizonte del parque está marcado por su impresionante Monte Perdido, el macizo calcáreo más alto de Europa, con más de 3.300 metros de altura. En este enclave conviven cerca de 1.400 especies vegetales, como hayedos, abedules, pinos y tinos, y entre su fauna destacan nombres como el quebrantahuesos, el urogallo o el buitre leonado. 

Picos de Europa (Cantabria, Asturias y León)

Enclavado en la Cordillera Cantábrica, entre Asturias, León y Cantabria, los Picos de Europa representan los ecosistemas ligados al bosque atlántico, con paisajes moldeados por la erosión glaciar y en los que la presencia de lagos es muy abundante. Los más significativos son, sin duda alguna, los de Enol y Ercina, conocidos como lagos de Covadonga. Entre los paisajes que más nos impactaran en este enclave se encuentra también el desfiladero del Cares, al que se ha llegado a llamar la Garganta Divina. También es impresionante el Naranjo del Bulnes o Urriellu, con un pico de más de 2.500 metros. La fauna de la zona es especialmente rica, con algunas especies que nos dejarán boquiabiertos si conseguimos verlas, como los corzos, los lobos o el oso pardo.

Tablas de Daimiel – Ciudad Real (Castilla-La Mancha)

El Parque está en pleno centro de La Mancha, y es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, que se formaron por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela al confluir, favorecidos por la escasa pendiente del terreno. La belleza de este lugar reside en parte en la gran fauna que se cobija entre sus aguas, como las garzas imperiales, las cigüeñelas reales, los patos cuchara o las nutrias. La zona se puede recorrer por libre, siguiendo uno de los tres itinerarios propuestos por la dirección del parque, o bien de forma guiada. Tenemos a nuestra disposición hasta cinco tipos de visitas diferentes, especiales para familias, grupos o escolares, e incluyendo rutas por senderos a pie o en 4×4. También existen propuestas específicas para la observación de aves con un monitor, totalmente recomendables para quienes quieran iniciarse en el mundo de la ornitología.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp